Jerez, vinos con horizontes abiertos


11 Hablar de Jerez de la Frontera es hablar de sus vinos , los cuales impregnan toda su cultura, artes y costumbres desde el año 1100 a.C. Si realizamos un recorrido por sus calles, seremos partícipes de esta arraigada cultura vinatera presente en la arquitectura y en el aire que se respira por el trazado urbanístico de la ciudad. En esta ciudad podrá visitar las famosas bodegas jerezanas, degustar los mejores vinos y brandies, acompañados de la gastronomía típica de nuestra tierra, visitar las viñas donde se produce la uva que dará origen a nuestros vinos, adquirir productos en origen, admirar las colecciones y museos que el pasado nos ha legado, alojarse en hoteles emblemáticos y disfrutar de los mejores restaurantes, así como experimentar sensaciones que le introducirán en nuestra cultura , fiestas y gentes. El viñedo de Jerez se presenta en horizontes abiertos y suaves colinas, destacando la singularidad de su tierra blanca denominada “albariza”, idónea para la producción de las uvas que darán origen a los vinos y brandies de Jerez; tierra rica y con gran poder retentivo de la humedad, aportada por las lluvias y por el viento de poniente, regando durante las madrugadas del estío las viñas con los rocíos o blanduras.

Todas estas condiciones conforman la calidad y las características de las uvas, de diferentes variedades entre ellas la Palomino y Pedro Ximénez, que darán origen a los preciados vinos de Jerez..