Cómo servir una tabla de quesos


11 Si hay un alimento al que nunca diré que no es el queso, en todas sus formas, texturas, sabores, aromas y condiciones climáticas. Y nada mejor para una cena informal que una tabla de quesos generosa, aquí te aconsejamos la preparación de ellas, con la combinación con otros alimentos. 1.

Sirve quesos variados: curados, duros, untables, cremosos, así puedes ofrecer a tus comensales varias opciones.

Comienza con los quesos de menos sabor para que no arruinen el sabor de los más aromáticos. 2. Acompaña tu tabla de quesos con panes variados, en sabor y textura, para disfrutar del verdadero placer del queso.

Puedes optar por panes serracenos, grisines, panes saborizados y pequeños scones, para dar el toque agridulce. 3.

Acompaña los quesos con frutas, frutos secos o verduras al vapor, aportan nuevas texturas y sabores, y permiten "lavar" el paladar para dar paso a la degustación de quesos más fuertes. 4. La bebida es un elemento importante en la tabla de quesos, opta por vinos blancos refrescantes, afrutados, que no interfieran en el sabor del queso, sino que lo complementen.

Si tu gusto se inclina por los tintos, elije tintos jóvenes, no muy fuertes. 5.

Finalmente el corte de los quesos: para los quesos duros la presentación es en trozos, a lo "rústico", para los curados se los corta en cuña o de forma triangular. Los untables se ponen en pieza completa, mientras que los cremosos se sirven en pequeñas rebanadas. Referido: Sabor Mediterráneo.