Consideraciones para catar vinos (I)


11 En la cata de vinos no sólo se utiliza el paladar para degustar, sino que el olfato y la vista.

De ahí que el lugar ideal para hacer la cata debe ser bien iluminado, aireado, silencioso, carente de olores y a temperatura media.

Las copas a usar por los catadores deben ser transparentes e incoloras, para apreciar su color y brillo El orden en la cata es: vista, olfato y gusto. El vino debe estar a la temperatura adecuada. La copa se toma del pie y se eleva a la altura de los ojos, para ver primeramente, el vino a contraluz y apreciar su color, brillo y limpieza. Se mueve la copa en torno a su eje, para que el vino suba por las paredes y así apreciar "las lágrimas" o "piernas" que deja el vino en la copa, que denota el grado de alcohol contenido.

Olfato En la fase olfativa, se inclina la copa hacia uno, introduciendo la nariz en la copa para inhalar los aromas "primarios", provenientes de la variedad de uva y "secundarios", procedentes de la fermentación y guarda.

Se puede agitar nuevamente la copa para liberar más aromas. Finalmente se prueba el vino con un pequeño sorbo, moviéndolo de un lado a otro de la boca con la lengua para apreciar los cuatro sabores básicos: dulce, salado, ácido y amargo..