Dale un toque mediterráneo a tus comidas con el romero


11 El romero, o Rosmarinus officinalis, es también conocido como Romeo o Rosmarino.

Originario de la región mediterránea, su nombre proviene del latín ros (rocío) y marinus (marino), por su perfume y el hecho de habitar en los acantilados costeros. El romero es muy popular como hierba de cocina, especialmente en los platos mediterráneos.

Las hojas son como agujas de color verde oscuro por arriba y blancas por debajo. En gastronomía se utilizan tanto las hojas frescas como secas, y hasta sus pequeñas flores de color azul pálido son ideales para agregar a las ensaladas. El agradable aroma del romero y sus propiedades digestivas lo convierten en un condimento ideal, especialmente útil en platos fuertes y grasos como asados, guisos, escabeches y sofritos, aunque también se utiliza para aromatizar sopas y salsas.

Si quieres obtener un sabroso resultado pruébalo en los asados de aves, colocando algunas ramas en el fuego y dejando que la carne se impregne de su sabroso aroma. Por su olor y sabor fuertes, cubre el aroma de otras especias y hierbas, por lo que debes utilizarlo moderadamente.

Por esto se recomienda emplearlo sólo o en mezclas con pocos ingredientes. En pequeñas cantidades congenia con la cebolla, laurel, tomillo y algunas especias, como la pimienta. Tiene un sabor amargo y resinoso, y una textura rugosa, de modo que se debe picar finamente o usar en ramitas que puedan retirarse antes de servir.

No debes machacarlo, pues pierde el aroma rápidamente, aunque si está bien seco se puede moler.

Es preferible utilizar romero seco, ya que fresco puede tener cierto amargor. Es ideal para aromatizar aceites y vinagres. Añádelo a los platos de carne, especialmente de cordero y de cerdo.

Úsalo también para darle sabor a las papas cocidas y preparar hierbas para los vegetales.

Una buena idea es utilizar unas ramitas de romero para aromatizar y embellecer aceites y vinagres embotellados..