Descubre la cúrcuma, una muy buena imitadora del azafrán, pero más económica


11 La palabra cúrcuma, que es como la bautizamos en España, viene del árabe kourkoum (azafrán), ya que ellos creían que la cúrcuma era una variedad del azafrán. Originaria de la India, China y Oriente Medio, se cultiva desde hace más de 2.000 años, ya que se había descubierto desde hace mucho tiempo que el rizoma, reducido a polvo, permite conservar la frescura, el sabor y el valor nutritivo de los alimentos. Su sabor es dulzón, con un toque amargo y picante, y un olor fresco y con un punto de almizcle; recuerda a la naranja y el jengibre.

Su sabor se confunde con el del jengibre y éste a veces se sustituye por la cúrcuma, porque es más barato.

También se sustituye por el azafrán por su color amarillo-anaranjado. Es uno de los ingredientes del curry en polvo, el que le otorga precisamente su color amarillo característico. Además está indicada para platos de pescado, huevos y arroz, es excelente para un curry indonesio de gambas, en el arroz de Madrás, en el pollo con curry, y en pinchos de pescado y camarones marinados. Se emplea también para hacer salsas, en platos de legumbres, encurtidos y cereales.

Una curiosidad es el uso que le dan en Okinawa, Japón, donde se sirve junto con el té. La cúrcuma se vende en raíz seca o en polvo, y en cualquiera de los casos debes guardarla en un tarro de cristal hermético y en un lugar fresco y seco.

Al momento de utilizarla debes emplearla en muy pequeñas cantidades, ya que sino amarga demasiado. ..