Dom Pérignon OEnothèque 1993, una leyenda del lujo contemporaneo


11 Hacer el mejor espumante del mundo, fue la premisa del monje Pierre Pérignon, aquella tarde de 1668, en la Abadía de Hautvillers, al norte del río Marne, en Francia, cuando susurró aquel estoy bebiendo estrellas. Siglos después, la magia de su frase fundacional continúa intacta.

Cada paso de su producción, desde la vendimia y hasta su fermentación, se hace con una sola meta en mente: mantener viva aquella promesa de excelencia inherente a la noble botella de Dom Pérignon. La última expresión de un espumante cuyo estilo desafía al tiempo.

Deben pasar siete años estacionado y cuando este vino -que trae consigo todos los rasgos específicos del tradicional estilo Dom Pérignon- alcanza su primera plenitud, ya es pura gloria. Sin embargo, un número limitado de botellas es resguardado para comenzar un segundo período de envejecimiento. Así después de 13 años de estacionamiento, hoy es el turno del Dom Pérignon OEnothèque 1993 de volverse una de las leyendas más prestigiosas del lujo contemporáneo.

Dom Pérignon Vintage 1993 fue lanzado en el año 2000. Con un valor que supera los 250 euros por botella , probarlo es un privilegio raro , absolutamente exclusivo, inolvidable . Referido : Dom Perignon.