El estragón, sinónimo de la cocina francesa


11 El estragón es sinónimo y evocación de la cocina francesa.

Solo una muestra de su aroma a anís con un acento de canela y regaliz dulce, a menudo es suficiente para evocar recuerdos de un campo de la Provenza o un paisaje urbano parisino. Con hojas de color verde oscuro, se parece al romero fresco, aunque posee un mucho más delicado y refinado sabor.

El estragón dulce está disponible en el verano y principios del otoño, y se cultiva en jardines o en interiores con bastante facilidad. Hay dos tipos principales de estragón que se cultivan en los jardines: el francés, que es sutil y rico en sabor y textura; y el ruso, que carece de gran parte de la acidez que caracteriza al francés, además de que sus hojas son más duras. Las hojas frescas de estragón se conservan muy bien envuelta en toallas de papel húmedas y colocadas en el refrigerador.

También puedes congelarlo en bolsas de plástico.

El estragón seco mantiene su sabor y profundidad bastante bien, aunque debe almacenarse en pequeñas cantidades en bolsitas sin aire. El sabor del estragón está en la esencia de muchas conocidas salsas, incluida la salsa tártara y la salsa bearnesa. También es de uso común en aceites saborizados para ensaladas y mezclas de mantequilla, especialmente en el bouquet garni francés. Combina bien con una gran variedad de alimentos, incluidos los espárragos, tomate, coliflor, la carne de ternera, pollo, cordero y camarones.

También puede ser mezclado con mayonesa o añadido al vinagre para luego se utilizado en aliños y marinadas. El calor intensifica el sabor del estragón, tanto fresco como seco, por lo que siempre deben añadirse cerca del final de la cocción.

Si te quedas sin estragón, puedes sustituirlo con perifollo, semillas de hinojo o una pizca de semillas de anís, pero ten en cuenta que el sabor de la receta cambiará ligeramente..