El jengibre, exótico y afrodisíaco


11 Es una raíz de origen asiático, cuya flor exótica y de color rojo púrpura se utiliza en la elaboración de no menos exóticos arreglos florales.

Es de la familia de las Zingiberáceas y se cultiva desde la India hasta Malasia.

Es muy utilizada en la gastronomía de la India, China, Japón, Indonesia e islas del Caribe. Fue China quien popularizó su uso, ya que el jarabe verde de jengibre fue muy usado en el siglo XV. La introducción en Centroamérica hizo que mejoraran los cultivos.

En el año 1547, Jamaica exportó a España 1.100 toneladas de rizomas. El jengibre tiene un sabor fuerte y punzante, ligeramente dulzón, picante y con un toque amargo, sobre todo el seco.

Es ampliamente utilizado en la cocina como especia, presentando diferentes formas que van desde su variedad fresca hasta la caramelizada, pasando por la conserva y el jengibre seco. Proporciona un toque exótico y original a los alimentos. La utilización y formas principales en que puedes encontrarlo son las siguientes: Jengibre fresco: es el más utilizado.

Si las raíces son jóvenes no necesitan pelarse, y puede utilizarse en trozos o rallado. Jengibre caramelizado: se utiliza principalmente en la repostería. Jengibre en conserva: conservado en sirope de azúcar, se utiliza para la elaboración de postres. Jengibre encurtido: conservado en vinagre, se utiliza para preparar sushi. Jengibre en polvo: si bien tiene un sabor algo diferente al fresco, ya que se elabora a partir de raíces africanas y no asiáticas, se utiliza para elaborar postres y recetas de cocina oriental, así como para darle un toque exótico, afrodisíaco y picante a cualquier plato. Jengibre seco: similar al jengibre fresco, solo que hay que remojarlo antes de utilizarlo. En la cocina se preparan distintos tipos de platos con jengibre: frutas escarchadas, salsas, sopas, postres, galletas, pasteles, tartas, panes, encurtidos, platos de caza, de ave y de arroz, el sushi japonés, también se hace vino y cerveza de jengibre, como el Ginger Ale. La mayoría de las variedades del jengibre puedes encontrarlas en tiendas de productos asiáticos.

La mejor forma de conservarlo es guardarlo en un tarro de cristal opaco, hermético y en un lugar seco..