El perifollo, delicioso y aromático aliado en tu cocina


11 El perifollo es una planta aromática que se emplea como condimento de diversos platos.

Su aspecto hace que en ocasiones se confunda con el perejil, ya que ambas hierbas presentan unas hojas rizadas y de color verde brillante, aunque el olor anisado del perifollo es lo que lo hace inconfundible. Su uso en la cocina es muy similar al que tiene el perejil, ya que se utiliza como condimento aromático y como elemento decorativo.

Se cultiva para usar sus hojas como condimento, especialmente en Alemania, Francia y Holanda, destacando por su peculiar sabor dulce mezcla de anís, estragón y alcaravea, e impregna los platos como sopas y salsas de un exquisito aroma. Las hojas frescas y tiernas se comen en ensaladas, como la típica ensalada italiana, potajes y sopas, salsas, pescado, requesón, etc. Junto con el perejil, el estragón y el cebollino, el perifollo entra en la composición de la mezcla conocida como finas hierbas, que se utiliza para aromatizar tortillas y otros platos.

Sirve también para ensalzar el sabor de gran número de verduras, así como algunas carnes y pescados asados. Dicen que acentúa el aroma de otras hierbas.

Es bueno en ensaladas verdes, con huevos, y mezclado con mantequilla acompaña a la carne, el pescado y las aves a la parrilla. Es un condimento aromático en sopas, y combinan bien con huevos y quesos.

Diversos tipos de salsas, como la bechamel y la de tomate, admiten el perifollo como condimento.

También se puede añadir a sopas y cremas de diferentes clases. Se comercializa seco, pero durante la primavera y verano se puede aprovechar fresco. Conviene usarse solo por que en compañía con otras hierbas pierde sabor y aroma.

Para gozar de su especial aroma conviene servir espolvoreado a ultimo momento..