El pimentón, ofrenda de América a España


11 El pimentón, originario de la zona de América Central, fue introducido en el continente europeo por Colón allá por el 1493, como ofrenda a los Reyes Católicos.

Debido a la facilidad de su cultivo, desde ese momento comenzó a expandirse alrededor del mundo, llegando rápidamente a África y Asia. Hay tres clases de pimentón: el dulce, el agridulce y el picante, siendo el dulce el más utilizado, que procede de un tipo de pimiento alargado, el Capsicum Annum, que luego de cosechado se deja secar y luego se muele hasta obtener el preciado polvo rojizo. Si bien se ha extendido en todo el mundo, en Hungría, donde lo llaman páprika, causó una impresión muy profunda, transformándose así en ingrediente esencial de su cocina y de su emblemático plato, el Goulash. Es un ingrediente esencial de la cocina mediterránea, siendo el pimentón español uno de los de mejor calidad del mundo, ya que, especialmente el de la Vera, en la provincia de Cáceres, y el de Murcia, son secados al humo de ramas de roble, lo que les confiere un aroma y sabor únicos. El pimentón es una especia aromática suave y sienta bien a todo tipo de platos.

Es muy utilizado en la cocina española, especialmente en las salsas de tomate, sofritos, estofados, guisados de carne o pescado, sopas, arroces, carne de caza; el pimentón picante es utilizado en la elaboración de embutidos como el chorizo, longaniza, sobrasada, etc. Puedes conseguirlo molido o en ristras. Si lo compras molido, consérvalo en un frasco de vidrio bien hermético y en un lugar fresco y seco.

Si prefieres comprar la ristra, cuélgala del techo de la despensa, déjalos secar hasta el momento de utilizarlos y luego lo puedes picar y moler, permitiéndole así saborizar alguno de tus platillos favoritos..