El vino tinto, tanat o harriague


11 Mi infancia estuvo relacionada con la uva y el vino, en mi casa se cultivaba esa fruta y luego se elaboraba muy buen vino.

Mi padre era el encargado de llevar adelante tal emprendimiento, desde la plantación de las cepas, pasando por la molienda hasta la elaboración y conservación del vino. Por esas épocas solo se hacía vino tinto que provenía de la uva que llamábamos Harriague y que hoy conocemos con el nombre de Tanat.

Resulta que este tipo de vino rico en taninos (sustancia presente en las semillas o pepitas de la uva) y con el cual se define lo que se llama el carácter y también el sabor del vino, también tiene cualidades favorables para nuestra salud. El vino Tanat o Harriague para mí, se caracteriza por su color rojo amoratado, producto de su fermentación del mosto que se hace con el hollejo incluido, a diferencia de otros vinos. Debido a su proceso de elaboración, el mosto se macera con la piel y pepitas, permitiendo que las sustancias beneficiosas que contiene la piel de la uva pasen al vino.

La uva negra es más rica en taninos. En lo personal me gusta que el vino se estacione en barricas o barriles de roble, hoy en día se utilizan otros elementos y materiales para almacenar como por ejemplo el acero inoxidable, pero tomando los recuerdos de mi infancia no hay nada que ayude a mantener el buen sabor, mejor que la madera. Como decía antes el consumo moderado de vino tinto, nos ayuda a mantener las arterias más limpias evitando así posibles enfermedades cardiovasculares y prevenir el Alzheimer como así también combatir a los radicales libres y el envejecimiento.

Os convido a beber una copa de vino tinto al día, con esto no nos volveremos alcohólicos ni nada de eso y seguramente estaremos aportando un poco de salud en nuestras vidas..