Glenfiddich Reserva Especial


11 El mundo es de los audaces, debió pensar W.

Grant , cuando, contra la opinión generalizada de la época apostó por comercializar un single malt en 1963. Hasta la fecha, se creía que los consumidores no aceptarían de buen grado un whisky de este tipo; el mercado estaba prácticamente copado por los blended estándares o de lujo y los de cereales, al gusto americano. Asi fue como W.

Grant acertó, y el mundo se lo agradeció con el cuerno de la abundancia. No en vano, Glefiddich es el whisky de malta más vendido del mundo, copa prácticamente una de cada tres botellas que se venden. El Glenfiddich Special Reserve además de ser un gran whisky, es un buen guía, para el iniciatico viaje al el mundo del malta. En sus notas se presenta con un color amarillo con reflejos dorados.

En nariz la sensacion es ligera, fresca con aromas frutales y apetitoso.

En boca es Seco, con sensaciones aromáticas frutales. Un toque justo de ahumado, dulce, malta y vainilla. Referido: El Sumelier .