Guiso de lentejas como lo hacía mi abuela


11 Aquí una receta para la otra mitad del mundo donde comienza el frío: de niña, en esos días de otoño e invierno, era muy probable que en casa se sirva de almuerzo el famoso guisado de lentejas que hacía mi abuela.

Todavía recuerdo la suculencia del plato humeante frente a mi. Es que este guiso de mi abuela era una verdadera bomba calórica y energética, tenía de todo: chorizo colorado y trozos de panceta que flotaban en un caldo oscuro de verduras y lentejas, cocidas por horas en una gran olla a presión.

El toque personal de mi abuelita era rociar el plato con un preparado de queso parmesano rallado con huevo picado. Aquí les paso la receta para que la disfruten en familia. Ingredientes para 5 personas 500 gr de lentejas secas 1 cebolla mediana 150 gr de panceta ahumada 1 chorizo colorado 3 vasos de caldo de verduras 1/4 vaso de aceite de oliva 2 papas medianas 1 zanahoria 3 tomates pelados y sin semillas 1 pimiento rojo pequeño Sal, pimienta y ají molido a gusto Queso parmesano rallado 2 huevos hervidos y picados Preparación Un guiso de lentejas de abuela comienza el día anterior con el remojo de las lentejas secas en agua, recuerda poner el doble de agua para el medio kilo de lentejas en un bol grande, de esta forma las lentejas necesitan menos tiempo de cocción y están bien tiernas. Comienza picando todas las verduras en trozos pequeños.

Reserva las papas, y con las demás verduras haz un sofrito en una olla a presión con aceite de oliva a fuego moderado. En una sartén, saltea los trozos de panceta ahumada, cortada a lo “rústico”, es decir, en trozos grandes. Vuelve a la olla a presión, una vez que todas las verduras hayan echado sus jugos, agrega el sofrito de la panceta y un vaso de caldo de verduras.

Añade las papas, las lentejas escurridas y el chorizo colorado cortado en trozos. Tapa la olla y deja cocinar a fuego lento por 30 minutos.

No olvides condimentar con sal, pimienta y ají molido. Cada 15 minutos, rectifica si es necesario la cantidad de líquido de tu guisado añadiendo el caldo.

Al cabo de la media hora, tienes que tener un guisado espeso y oscuro, entre rojizo y marrón. Prueba lo tierno que están las papas y las lentejas y añade caldo si es necesario. Cuando estén tiernas las papas y lentejas, ya tienes listo tu guisado.

Antes de llevarlo a la mesa, déjalo reposar a olla tapada por al menos 15 minutos para que las verduras absorban todos los sabores.

Mientras tanto ralla un trozo generoso de queso parmesano y pica finamente dos huevos hervidos. Mezcla el queso y el huevo y colócalo en un recipiente en la mesa para que los comensales puedan rociar su plato con este preparado. Dale un toque de calor nuevamente a tu olla por 5 minutos y llévala caliente a la mesa para servirla directamente en cada plato. Referido: Nutrición.