Huevos de Pascua


11 Ya estamos en el umbral de la fecha para comer chocolates sin culpas: la Pascua.

Este año puedes intentar algo diferente y realizar en casa los propios huevos de chocolate. La tarea no será fácil, así que te aconsejo que practiques un par de veces antes para cogerle la mano.

Te aseguro que será una experiencia divertida que podrás disfrutar con los peques de la casa, si pides su ayuda para rellenarlos. Ingredientes 500 gr de chocolate cobertura de buena calidad Moldes apropiados para su elaboración 1 pincel de cerda fina, de 3cm de ancho para los huevos grandes 1 pincel de 2cm para los más chicos Preparación Comienza con los moldes: puedes elegir de varios tamaños, incluso formas, no necesariamente deben ser huevos. Límpialos con con papel de seda en seco o con un algodón seco.

También puedes lavarlos con agua tibia y jabón, y secarlos bien.

Cada vez que se utilices los moldes, debes repetir esta operación, limpiando bien la parte inferior del molde: así los huevos serán brillosos como los de las tiendas. Vayamos al templado del chocolate: pica el chocolate cobertura. En un recipiente para baño María, coloca la mitad del chocolate cobertura y llévalo al fuego bien bajo.

El agua para el baño María debe estar hirviendo a fuego bien bajo para que se mantenga constante la cantidad de calor que le llega.

Lo dejas allí por 4 minutos revolviendo constantemente. El chocolate no debe estar a más de 50º y puedes comprobarlo poniendo un poco en tu labio inferior: apenas debes sentirlo tibio. Una vez que se que derrite todo el chocolate cobertura, sácalo del fuego y agregas la mitad restante.

Revuelve enérgicamente hasta que se impregne y quede una crema.

Es importante revolver y batir porque eso dará la consistencia al chocolate. Si a pesar del batido, no logras disolverlo en su totalidad, lo pones nuevamente a baño de María, pero sin revolver por tan sólo 2 minutos. Luego lo sacas y vuelves a batirlo.

A medida que vas haciendo los moldes de los huevos, tendrás que repetir esta operación porque el chocolate cobertura va solidificándose. Ya tienes el chocolate listo y viértelo sobre cada molde: primero en los bordes y luego en el centro.

Pincela hacia un costado y luego hacia el otro para que el chocolate se adhiera bien a las paredes. Una vez cubierto todo el molde de chocolate lo golpeas un poco sobre la mesa para asentarlo bien y quede más brillante. Luego lleva el molde a la nevera boca arriba durante 10 minutos.

Retíralo de la nevera y refuerza los bordes de chocolate utilizando el pincel.

Colócalo sobre una bandeja cubierta de papel manteca o papel sulfito y otra vez a la nevera por 25 minutos más. Para desmoldarlo: limpia bien las aletas del molde con un cuchillo, luego presiona con la punta de los dedos en el borde más ensanchado. Debe salir fácilmente, de no ser así, llévalo otra vez al frío. Ya tienes listos los moldes de huevos para rellenarlos y decorarlos.

Los rellenas con los que gustes: caramelos, juguetes pequeños, frutas secas, bombones.

Para unir las dos mitades, usa un poco de chocolate cobertura derretido en los bordes. Referido: Sólo postres.