Mariscos: cocina mediterránea


11 Los mariscos, al igual que el aceite de oliva, son algo así como sinónimos culturales del concepto de cocina mediterránea.

No estamos hablando sólo de España, sino de las tradiciones gastronómicas de todos los países con por lo menos parte de su frontera al mar mediterráneo. Para definir y acotar con mayor claridad el concepto de marisco, decimos que se trata de un animal marino, no vertebrado y comestible.

Los de consumo gastronómico más usual, probablemente sean los crustáceos, entre los que se encuentran los camarones, langostinos y cangrejos. Pero allí muy cerquita en preferencias vienen los moluscos, en realidad casi empatados, entre los que destaco mejillones, berberechos y almejas. Desde lo nutricional, ambos tipos de mariscos significan una importante fuente de elementos minerales y proteicos y vale señalar que existen mariscos incluso en ríos y lagos. La variedad de platos en que se incluyen estos deliciosos y nutritivos animales es demasiado amplia como para poder citarla aquí.

No obstante ello, no puedo dejar de mencionar ejemplos muy típicos como la Paella de mariscos (un símbolo de la cocina española) y los mejillones al vapor de Bruselas. Por último el detalle pintoresco que responde a profundas tradiciones culturales españolas: los mejores mariscos se comen en aquellos meses que contienen la letra erre.

Se asegura que en ellos, se extraen mariscos mejor desarrollados, con más sabor y mejor textura. Relacionado: Receta de paella de pasta.