Nespresso Jalayatra, un café hecho con “granos de oro”


11 Antes de la construcción del Canal de Suez, los barcos cargados con café de la India tardaban seis meses en llegar a Europa.

Durante este largo viaje, los granos de café absorbían humedad y tomaban un color ámbar, lo que les valió el nombre de “granos de oro”. Es que los Expertos Nespresso recorren el planeta durante todo el año para descubrir y seleccionar los mejores origenes del café.

Sus búsquedas permanentes reservan en cada ocasión sabrosas sorpresas. De esta forma Nespresso propone variedades de café en edición limitada, selecionadas en función de su carácter excepcional o de la personalidad sorprendente de su aroma.

En este caso nos traen este excepcional café desde la India eterna del norte, con las cimas del Himalaya, los palacios de Maharajá, los templos Jain, sus elefantes, las fiestas llenas de color y el Taj Mahal, hasta las fértiles llanuras del Ganges, y los paisajes soberbios y tropicales de Kerala, al sur, con playas interminables, uno de los países más grandes del mundo, con una riqueza impresionante. Actualmente, para reencontrar el carácter de esos granos de café arábica inflados por las olas, el Jalayatra permanece durante varios meses en almacenes junto al océano, abiertos a los vientos húmedos del monzón.

Aquí se impregna de los perfumes de las especies que flotan en la humedad del aire. Para aportar suavidad y cremosidad a los aromas potentes de este arábica procedente de los monzones, los Expertos Nespresso han decidido combinarlo con un arábica del mismo origen, no expuesto a los vientos salinos. A través de esta unión, el café alcanzará equilibrio absoluto. Al mezclar 60% arábica procedente de los monzones y 40% arábica de plantación, se obtiene como resultado un café de cuerpo intenso y con un sabor especiado a pimienta, revela notas de nuez moscada y clavo, el fruto de unos verdaderos “granos de oro”..