Queso de Murcia al Vino, el maridaje perfecto entre queso y vino


11 Los pastores de la Región de Murcia se han dedicado durante siglos a elaborar de forma artesanal quesos con leche de cabra, convirtiéndose en uno de los alimentos principales de su dieta.

Al pasar los años, esta fabricación tradicional desembocó en la producción limitada de quesos de maduración de gran calidad, cuyo prestigio se ha reconocido con las Denominaciones de Origen Queso de Murcia y Queso de Murcia al Vino. A partir de leche entera de cabra de raza Murciana-Granadina a la que se agregan sales de calcio y cuajo animal.

Se trata de un queso graso, de forma cilíndrica, cuya pasta es prensada y lavada pero no cocida. Su corteza es lisa, muy ligera y presenta un color granate-rojizo muy peculiar debido a los baños en vino tinto doble a los que se somete el producto durante su maduración. La pasta es compacta al corte, de color blanco, con algunos ojos pequeños y textura cremosa y elástica.

De sabor suave, con una aroma plácido, agradablemente ácido y ligeramente salado, desprende un aroma suave. Durante la maduración, por inmersión durante un tiempo variable,  los quesos se bañan en vino tinto dos veces, dando a la corteza su típico color, y al queso su característico sabor y aroma de ramo de flores.

A partir de los 45 días de su elaboración se pone a la venta, aunque si se trata de piezas de reducidas dimensiones el periodo se reduce a un mes. El queso de Murcia, cuando está fresco, se puede freír con tomate o tomarlo en tapas con aceite y pimentón. También puedes elaborar una amplia gama de recetas con estos quesos, como por ejemplo, dorada rellena con costra de queso al vino, milhojas de queso de Murcia curado o higo relleno de queso de Murcia al vino. Para el consumo del queso de Murcia al vino se recomiendan tintos jóvenes de la tierra, vinos redondos y muy aromáticos que suelen incorporar variedades de uva como cabernet, merlot o mezcladas con monastrell, variedad predominante de la tierra..