Receta de Navidad para celíacos: bocadillos de espinaca y calabaza


11 Todos los adultos jóvenes y niños celíacos deben incorporar a su dieta diaria alimentos esenciales como frutas frescas, verduras de estación, carne de ternera pollo o pescado y hortalizas para el correcto funcionamiento de su organismo ya que todas ellas les aportarán fibras, vitaminas, minerales y proteínas de muy buena calidad. Hoy la propuesta es que elabores en forma rápida y sencilla estos deliciosos y nutritivos bocadillos con la incorporación de verduras como la espinaca y calabaza y algunos lácteos que en forma conjunta harán un exquisito plato para que lo degusten como entrada y los acompañes con una exquisita guarnición a tu elección. Ingredientes: 1 taza de harina de maíz (polenta), de cocción rápida 500 cc de leche desnatada 1/2 taza de queso rallado sin gluten 1/2 taza de puré de espinaca (condimentado) 1/2 taza de puré de calabaza (condimentado) 1 yema de huevo 2 claras de huevo Sal y pimienta, a gusto nuez moscada, a gusto queso rallado, para espolvorear, cantidad necesaria Preparación: Cocina la harina de maíz junto con la leche desnatada, según las instrucciones del envase.

Agrégale un poquito de sal y condimenta con las especias e incorpórale el queso rallado, la yema y mezcla todo muy bien.

En un bol bate las claras a punto de nieve y añádelas a la preparación anterior, con movimientos envolventes para no bajar el aireado de la mezcla. Extiende la polenta sobre una asadera cubierta con papel aluminio untado con mantequilla y lleva a horno de temperatura moderada durante 25 minutos aproximadamente. Luego la retiras y la dejas enfriar.

A continuación, con un cortapastas corta círculos de la masa.

Arma los bocadillos colocando sobre las rodajas de polenta puré de calabaza, en algunos y en otros, puré de espinaca. Espolvoréalos con el queso rallado y calienta en el horno un par de minutos antes de servir..