Sal Maldon, refinados cristales de sabor


11 ¿Quién iba a pensar que algo tan común como la sal podría transformarse en un producto gourmet tan ensalzado por el público? Y sin embargo, este es el caso de la Sal Maldon. Antes, la clasificación de la sal era simple: fina o gruesa; marina o de mina.

Sin embargo, las exigencias del público en cuanto a productos de mayor calidad y mejor sabor han hecho surgir nuevas e interesantes propuestas hasta en productos tan básicos como la sal.

Actualmente se pueden conseguir distintos tipos de sales: la sal rosa del Himalaya, la sal ahumada, flor de sal de Guerande, sal negra, Gomasho, sal de apio y la Sal Maldon. Las variedades de sal que se comercializan se distinguen así por su sabor, color, tamaño del grano, solubilidad y composición. También se tiene en cuenta el origen del mineral, el modo de extracción y su posterior tratamiento y procesado. La Sal Maldon procede de las salinas de Essex, Inglaterra), donde es recolectada bajo condiciones climatológicas especiales y elaborada siguiendo un proceso artesanal que no utiliza conservantes ni aditivos, hecho que le aporta un alto valor nutritivo. Con un tamaño medio, sus cristales de forma plana tienen una gran pureza natural, un auténtico e intenso olor, un sutil sabor ahumado libre de cualquier regusto amargo y un fuerte sabor salado. Su gran particularidad es su fácil disolución, por lo que resulta ideal para espolvorear en el momento de servir el plato, transformándola en la mejor opción tanto para gastrónomos como gourmets que desean sorprender sus paladares con esta increíble variedad del tradicional cloruro de sodio..