Secreto para preparar brochetas fantásticas


11 En el vasto panorama de posibilidades ofrecidas por la cocina al aire libre, ideal para este verano, las brochetas se han ido imponiendo en los últimos años por la cantidad de ingredientes variados que admite, la poca carne que emplea y la facilidad de su preparación. Las brochetas se pueden preparar utilizando los correspondientes pinchos metálicos de variados tamaños y tipos, aunque también los hay más económicos, de madera resistente al calor, pero tienen un inconveniente: trasmiten su sabor por efectos de la temperatura, desvirtuando así el de los ingredientes que las componen. Las combinaciones posibles para prepararlas son infinitas: puedes utilizar todo tipo de carnes, vísceras, pescados, moluscos, embutidos, hongos, hortalizas, frutas, pan, queso, e intercalar cada ingrediente con alguna hierba aromática, para dar un toque de sabor. Hay también brochetas de carne que intercaladas con trozos de limón adquieren un sabor especial al cocinarse.

Lo más usual, sin embargo, es alternarlos con pescados y mariscos.

Otras carnes combinan también con frutas, como el cerdo y la piña, las ciruelas, o la manzana. Las brochetas se hacen preferentemente a la parrilla, y son ideales ya que se hacen rápidamente y con calor mínimo. Así como son fáciles de preparar, también son fáciles de cuidar, aunque no hay que distraerse demasiado para que no se pasen y se resequen los ingredientes.

Lo mejor es ir volteándolas y untarlas con alguna salsa, como por ejemplo una mezcla de aceite de oliva, vinagre y salsa ketchup. Si la ocasión es informal, pueden comerse con las manos, directamente ensartadas en los pinchos o palillos.

Pero siempre debes recordar que, en la mesa y en una ocasión más formal, se deben servir deslizando los ingredientes en el plato..