Secretos del éxito en la repostería (II)


11 La semana pasada hablamos de que saber interpretar correctamente una receta era uno de los secretos del éxito.

Hoy te mostraré cómo manejar el horno y los puntos de cocción.

Poner la masa en el molde Cuando una receta dice poner la masa en un molde enmantequillado y enharinado debes enmantequillar de forma pareja un molde y luego espolvorearlo con harina, rotando el molde de forma que la harina cubra toda la mantequilla. Luego lo pones boca abajo y lo golpeas suavemente para retirar el exceso de harina.

Al verter la masa debes llenarlo un poco más de la mitad, emparejando bien la masa, muy suavemente.

Colócalo en el horno a la temperatura indicada en la receta. Temperaturas del horno Suave: 160º C o 325º F Moderado: 200º C o 375º F Caliente: 230º C o 450º F Muy caliente: 260º C o 500º F Cómo lograr que la torta no se "baje" No debes abrir el horno antes de los 20 minutos de cocción, porque sino el golpe de aire frío y la pérdida de calor al abrirlo harán que la torta no leude correctamente y quedará aplastada y de consistencia pegajosa y pesada. Cómo saber cuándo la torta está cocida Un señal que indica que la torta está cocida es cuando se desprende por sí sola de los lados del molde; también indica que está lista si al tocarla ligeramente con los dedos éstos no dejan impresión alguna. Otra forma de comprobar si está lista es introduciendo un palillo en el centro de la torta; si la miga no se adhiere al palillo, ya está. Retirar del horno Cuando sacas la torta del horno debes dejarla reposar en el molde unos 5 minutos antes de desmoldarla; luego para ello das vuelta el molde sobre una rejilla y la dejas allí hasta que se enfríe.

Puedes rellenarla y/o cubrirla con un baño, o simplemente espolvorearla con azúcar impalpable o cacao en polvo y servir. Siguiendo estos sencillos consejos te asegurarás el éxito en todas tus tortas..