Valle Perdido Patagonia


11 En el inmenso sur, en los confines del mundo, existe una tierra de mitos y leyendas, de caminos infinitos, de misterios, de sueños.

Allí hay un Valle Perdido, donde se encuentra la ciudad encantada de la Patagonia, un mágico lugar que alimenta perpetuamente el espíritu de los aventureros. Muchos historiadores y artistas repiten  en sus textos sobre las maravillosas bondades de sus aguas, la fertilidad de sus tierras y la placidez de sus habitantes.  Desde esta leyenda centenaria surge el nombre de esta Bodega y por supuesto de sus vinos. Los vinos tintos de la línea Patagonia presentan colores profundos, intensos y brillantes con reflejos violáceos característicos de una añada joven.

Se perciben aromas expresivos a frutas rojas sobremaduras, mermeladas y especias. En boca presentan una acentuada tanicidad y distinguida expresión mineral. En su paso por boca se expresa voluminoso, mineral, fresco y jugoso, con taninos dulces, concentrados y elegantes..