Agujero de ozono en la Antártida, recuperado en el 2080


11 Agujero de ozono en la Antártida, recuperado en el 2080.

Cien años pasarán desde el descubrimiento del agujero en la capa de ozono a su restablecimiento, gracias a la adhesión internacional a políticas que tuvieron como principal acción prohibir la utilización de las sustancias químicas que la estaban dañando. Se prevee que la capa de ozono dentro de setenta años tendrá un grosor equivalente al de 1950, y será suficientemente espesa como para filtrar de manera mucho más eficiente las radiaciones ultravioletas, responsables por causar cataratas, cáncer y otros problemas de piel. La destrucción de la capa tiene mucho que ver con el uso de aerosoles y refrigerantes, que en 1987 - año del Protocolo de Montreal, que dictó las normas a seguir para evitar que el agujero de ozono creciera aún más - eran moneda corriente.

En este tipo de productos están presentes  gases llamados clorofluorocarbonos, o simplemente CFC, y sus reacciones químicas destruyen el ozono. Si bien el agujero de ozono es un fenómeno presente en distintos puntos del globo, en la Antártida el problema es mayor debido a las condiciones climáticas del lugar. El frío potencia la producción de bromo y cloro, que forman parte de los CFC. Aunque los aerosoles están en franco desuso, y oficialmente prohibidos desde el año 2000, el problema de la capa es persistente, y el agujero sigue asomándose cada primavera, época de mayor destrucción del ozono.

Habrá que esperar mucho tiempo para que los niveles de ozono - si bien hoy son estables - vayan incrementándose hasta llegar a condiciones óptimas. Relacionados: Óxido nitroso, la sustancia que más daño hace a la capa de ozono Consecuencias de la contaminación del aire  .