Alemania contra la energía nuclear


11 Alemania contra la energía nuclear.

Frente al cambio de gobierno, la sociedad alemana expresa su disconformismo con las centrales nucleares.

El sábado una multitud de ecologistas se movilizó en la Plaza Potsdam de Berlín y en otros puntos del país contra las nucleares. Se concentraron entonando la vieja canción de lucha antinuclear de los años ´70 llevando pancartas con fotografías de Fukushima y frases contra E.oN y RWE, dos grandes consorcios de energía nuclear. Otras pancartas hacían referencia a Chernóbil, comparando a Fukushima con este brutal accidente ocurrido en 1986. Cabe aclarar que el estado alemán, luego de las complicaciones acaecidas en Japón como consecuencia de la catástrofe que sacudió al país el 11 de marzo de este año, ha tomado una postura antinuclear desconectando 7 de los 17 reactores que posee. Como era de esperarse E.oN y RWE  han amenazado al estado con una demanda multimillonaria por el incumplimiento del acuerdo que determinaba la prolongación de la vida activa de los reactores hasta el 2040.

Ahora los antinucleares salen a la calle, apoyando al estado y exigiendo el cese definitivo de la explotación nuclear en el país para evitar catástrofes. El grupo de manifestantes se ubicaron frente al Bundesrat, rodeados de un cordón policial que evitaba su ingreso en el mismo, mientras repetían una y otra vez: "¡Sólo es cuestión de tiempo!", luego se dirigieron a la sede del Partido Cristiano Demócrata (CDU) que hasta hace unas semanas era partidario de la energía nuclear pero ahora ha comenzado un movimiento de "abandono controlado" de la energía atómica. "Hasta ahora nos mentían.

Nos decían que no podíamos prescindir de la energía nuclear si queríamos mantener nuestro estilo de vida, que nuestras economías occidentales, con todas nuestras libertades, se irían al garete, y no era cierto.  Alemania ha desconectado siete reactores y apenas se ha notado el temblor ", expresa Frescher, uno de los líderes del movimiento antinuclear que plantea una reorganización de las explotaciones para sustituir la energía nuclear por otras que no sean perjudiciales para el planeta. Pese a los intentos del CDU por mostrar su lado ecologista, muchos alemanes consideraban que el giro de su postura a favor de la causa antinuclear se debía tan sólo a una treta electoral que se desvanecería con el tiempo y lo demostraron en las urnas, donde el partido verde finalmente consiguió destituir al CDU que llevaba 60 años monopolizando el poder en este país..