Aral, el mar que desaparece


11 Aral, el mar que desaparece.

Hace cincuenta años Aral era el cuarto lago más grande del mundo, pero hoy está casi al borde de la inexistencia.

Ubicado en Asia Central, entre los países Kazajistán y Uzbekistán, tuvo su curso desviado para mejorar los cultivos de algodón y cereales. La región de Uzbekistán donde se encuentra el mar de Aral es justamente una de las mayores productoras de algodón del mundo, pero se ganó este puesto a expensas de la biodiversidad. Después del salto podrás ver cómo se está secando Aral, que un día fue un gran lago, y las frecuentes tormentas del lugar. El uso de fertilizantes y químicos para los cultivos terminó con la industria pesquera del lugar, y favoreció la aparición de tormentas de sal y arena que han destruido la flora y dieron lugar a la desertificación, sin nombrar la gran incidencia de enfermedades que hay en la región. Es el triste fin de una maravilla de la naturaleza destruida por la dañina mano del hombre, siempre dispuesto a colocar la ganancia por encima de todo y de todos sin importarle las consecuencias de sus acciones. En el siguiente vídeo podrás ver las consecuencias de la desertificación y el impacto ambiental causado por el desastre que está ocurriendo con el mar de Aral. .