Aumento de la biodiversidad en España


11 Aumento de la  biodiversidad en España. Más de la mitad de las especies de toda Europa viven en España.

Cada año se descubren 200 nuevas especies de animales en nuestro territorio donde las estimaciones dicen que viven cerca de 80.000 especies. Un informe sobre la Biodiversidad en España elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad (OSE) así lo explica.

Dicho informe fue presentado la semana pasada. La riqueza de biodiversidad de nuestro país se debe tanto a la privilegiada ubicación geográfica de la península ibérica y el archipiélago canario, como al antecedente de aislamiento y comunicación de estos dos territorios. Según el informe entregado  por la OSE existen “múltiples evidencias” que demuestran que la península ibérica actúa como un receptáculo de la diversidad genética para un considerable número de especies animales y vegetales que habitan actualmente en todo el continente europeo. Además, otras pruebas constatan  la evolución en nuestros suelos de nuevos organismos a partir de ancestros que emigraron. La realidad demuestra que la actual riqueza de organismos y el elevado grado de especies endémicas en el territorio nacional se deben a la incapacidad de estas de recolonizar los territorios perdidos en el resto del continente. Algunos datos sobre el avance de las poblaciones de fauna amenazaba y el incremento de especies incluidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (aproximadamente 600 en este momento) dan prueba de que las estrategias de conservación han mejorado. No obstante, según el informe, también dan muestra de un incremento en el riesgo de extinción de algunas especies. Un ejemplo de lo expuesto: según la OSE, el porcentaje de especies de vertebrados amenazados registradas en los Libros Rojos ha aumentado su porcentaje en un 5% en los últimos años, desde el 26% que registraba en 1992 a un inquietante 31% en 2007. Los principales factores que contribuyen al peligro de la conservación de la biodiversidad en España son la pérdida, degradación y fragmentación del hábitat; la desaparición de los usos ganaderos y agrícolas tradicionales; la sobrepesca y la urbanización sin control ni programas ambientales que la avalen, establece la OSE..