Aumento de la radioactividad en el Mar de Japón


11   Aumento de la radioactividad en el Mar de Japon Los niveles de radioactividad en el Mar de Japón han aumentado, sin embargo, pese a la sugerencia hecha por la Agencia Internacional de la Energía Atómica de ampliar la zona de exclusión alrededor de la central nuclear de Fukushima, el Gobierno japonés se niega a hacerlo. La radioactividad en el mar posee niveles que superan los legales.

La cantidad de yodo es 3.385 veces mayor que lo permitido y de cesio 527,4 veces superior. De todas formas la agencia japonesa de seguridad nuclear afirma que estas cantidades no suponen un riesgo para la salud de las personas.

El vocero de la agencia, Hidehiko Nishiyama, declaró: "Los pescadores no están trabajando en el área". Además aseguró que se incrementarán los sistemas de seguridad y los controles en el océano haciendo análisis del agua en un radio de 30 kilómetros de la costa para evitar consecuencias, pero que de momento, no es necesario ampliar la zona de exclusión. Es importante tener en cuenta los datos que se han dado a conocer en este último tiempo acerca del tiempo que tardan los distintos compuestos en disiparse del medio ambiente: el yodo-131, tarda 16 días, el cesio-134, 4 años y el cesio-137, 60 años.   Si la presencia de estos compuestos en el medio ambiente superara los límites establecidos como "no preocupantes", las consecuencias serían muchos años de ralentización en las actividades agro industriales y pesqueras de la zona y eso sin mencionar cuánto contamina el planeta la presencia de cualquiera de estas sustancias en la atmósfera. Los gobiernos que forman parte de la OIEA (organismo creado por la ONU) consideran necesario ampliar la zona de exclusión nuclear, que hasta ahora es 20 kilómetros. Esto implicaría la evacuación de unas 130.000 personas, número que se sumaría a las ya evacuadas del territorio que son alrededor de 70.000 y a los miles de afectados por el terremoto y el tsunami que arrasó el noreste de Japón el 11 de marzo de este año.   Ante esta problemática, el Gobierno japonés ha decidido incrementar las medidas de seguridad de todas las plantas de energía nuclear del país, que son en total 55.

Entre dichas medidas se incluye la urgente necesidad de disponer de generadores eléctricos de emergencia móviles que puedan suplir cualquier posible fallo en la red de suministro principal, y de camiones de bomberos para asegurar la refrigeración de reactores y combustible en caso de fallos en el sistema central. El Gobierno Japonés ha vuelto a expresar su decisión de desmantelar Fukushima en cuanto la situación de emergencia en la que se encuentra haya sido controlada. Mientras tanto el la central de Fukushima Daichii continúan trabajando en eliminar el agua contaminada de los sótanos del edificio del reactor 1, trasladando el agua a un tanque de almacenamiento cercano al reactor 4.

Por otra parte, en el reactor 2 el agua de los sótanos presenta altos niveles de radiación. La presencia de lluvias y mal tiempo, obligó a aplazar otras iniciativas como la de pulverizar resina sintética sobre las instalaciones para evitar la salida de la radiación. .