Bolsas de plásticos, cómo reducir el uso


11 Todos sabemos el gran daño que las bolsas hacen a la Tierra, pero tal vez no sepamos la magnitud del problema.

Representa un gasto enorme de energía fabricarlas y están hechas con derivados del petróleo, de muy difícil degradación. Además, la gran mayoría de las bolsas trae inscripciones, que en muchos casos se realizan con pigmentos que son tóxicos para el medio ambiente.

Por eso, debemos reducir al máximo su uso, reemplazándolas por bolsas de otro tipo, como las de tela para las compras. El reciclaje de bolsas debe usarse como último recurso, lo ideal sería no producirlas y no generar más residuos plásticos. Y en caso que sea inevitable, usarlas el mayor número de veces posible antes de descartarlas, y al tirarlas hacerlo siempre en los contenedores propios para este material, separándolas de otros tipos de basura. En Suecia y Alemania hay mayor conciencia sobre este problema, y otros países también adoptaron la medida de cobrar por las bolsas: si un consumidor no tiene donde llevarse sus compras tendrá que pagar por esto..