Campesinas ayudan a construir paneles solares


11 Cuando comúnmente la pobreza es sinónimo de brecha tecnológica, la concientización de un grupo de campesinas es la base a pequeña escala de una nueva generación. Muchas no saben ni leer o escribir, pero hay algo que tienen innato, el deseo de proteger a la tierra o de obtener energías desde la naturaleza misma, eso es el fruto de la educación y el amor por lo nuestro. Sita Jyogi es una mujer de unos treinta años, muy humilde, habita en Rajastán; lugar de donde surgieron 750 técnicos por una iniciativa activista del bengalí Bunker Roy. Todas las mañanas se levanta con el único objetivo de enseñar, a grandes y pequeños, a realizar distintos tipos de paneles solares los cuales otorgan energía a distintas zonas de sus humildes casas. Sita con otras 5 mujeres más forman parte de la Universidad de los Pies Descalzos, allí es donde aprendieron estos métodos de producción, y donde el propio responsable de la sección de desarrollo de las mujeres, Ram Karan afirma: "No emitimos diplomas ni certificados, porque no creemos en ellos.

Creemos solo en la habilidad, la inteligencia y la disposición a aprender". Coordinando desde el año 2003, Sita pudo aprender a construir los denominados hornos solares que constan de grandes espejos y parabólicas capturadoras de energía. No hace falta leer ni escribir, sólo hace falta voluntad, el mejor ejemplo es el de Sanju Devi; madre de 5 hijos y sordomuda.

Hace dos años decidió ayudar y comenzó a formar parte de la Universidad, hoy es otra de las grandes colaboradoras y maestra. Así es como sin dinero, con entusiasmo, y con una gran responsabilidad por salvar el planeta, estas campesinas o también denominadas "pies descalzos" dan un lavado de cara a una sociedad que poco se acuerda de los valores. Fuente: El Periódico.