Cáscara de arroz, una nueva fuente de energía


11 En Uruguay han descubierto que la cáscara del arroz, que en el proceso de industrialización de este cereal se desecha, puede ser usada para generar energía eléctrica, y además reducir la contaminación ambiental. La primer planta que generará energía a través de la nueva tecnología es Fenirol, empresa de capitales uruguayos y griegos.

Después de más de dos años de experiencias,  ya está lista para obtener recursos energéticos a partir del novedoso descubrimiento. Localizada en una zona de molinos arroceros, la planta de Fenirol producirá biomasa, un activo energético proveniente de la quema de las cáscaras de arroz junto con residuos de las podas forestales.

Además, al darle uso a las cáscaras que normalmente se depositan en canteras, se reduce la contaminación atmosférica. Contaminación que se da de dos maneras: por un lado, cuando las cáscaras son quemadas generan contaminación en el aire; por otro, cuando permanecen en las canteras se fermentan para luego descomponerse, proceso en el que se emite metano a la atmósfera. Todo se aprovecha en la producción de energía a partir de esta idea de los expertos uruguayos. Hasta las escasas cenizas que resultan de la quema de las cáscaras pueden ser utilizadas para producir abrasivos, o fertilizantes en el caso de las que provienen de la madera. Referido: MSNVerde.