Caza de tiburones


11 (Tiburón blanco, foto: Wikipedia) Caza de tiburones.

Esta especie tiene mala fama; no obstante, es tiempo de que pase de considerarse victimaria a ser vista como lo que es: una víctima de la caza indiscriminada del hombre. Se estima que, debido a la sobrepesca, en el Atlántico Noroeste su población bajó más de un 80% en los últimos veinte años; y, en el Mediterráneo, un 99% en los últimos dos siglos. Siempre se publican noticias de tiburones que atacan a los humanos, pero según los especialistas, estos animales lo hacen en consecuencia de la acción humana. Los expertos explican que los tiburones, en general, huyen de la presencia del hombre, aunque se han acostumbrados a la misma.

Además, aseguran que sólo cuatro especies, entre las más de 300 que existen, causaron la muerte de personas; y que entre 15 y 20 especies hirieron a seres humanos. La especie que más ha atacado a los humanos es el tiburón toro; le siguen, el tiburón tigre y el tiburón oceánico de punta blanca (sobre todo en el Pacífico tropical). Por otro lado, según un estudio del Grupo Especialista en Tiburones (SSG) de la UICN, el 32% de las 64 especies de tiburones y rayas oceánicos están en peligro de extinción debido a su sobrepesca. El tema es que la carne de tiburón es cada vez más requerida, siendo las aletas la base de una sopa que, en los países asiáticos, es considerada un manjar.

El resto del cuerpo de este animal es devuelto al mar (este proceso se lo conoce como aleteo o finning). Además, se lo utiliza para otros productos; por ejemplo, se considera que el aceite de su hígado o su cartílago tiene propiedades curativas (algo no probado científicamente); y se venden sus dientes y mandíbulas, aunque esto es ilegal en muchos países. Más allá de la sobrepesca, existe la pesca accidental (quedar atrapados en anzuelos destinados a atunes o peces espada), la cual provoca la muerte de millones de tiburones al año. El país que lidera el mercado mundial de aleta de tiburón es España, con el 95% de las exportaciones europeas; así lo confirma un informe de la organización Oceana.

También son responsables de las importaciones y exportaciones mundiales de carne de tiburón, Portugal, Francia y Alemania. No obstante, desde enero de 2010 (por orden del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, MARM), España ha sido el primer país europeo en prohibir la pesca de tiburones martillo y zorro a toda su flota en el mundo..