Conferencia sobre el Clima de Barcelona, conclusiones previas a Copenhague


11 La Conferencia sobre el clima llevada a cabo por las Naciones Unidas durante la semana pasada en Barcelona fue la última reunión importante antes de la esperada convención de Copenhague, crucial para definir las próximas directivas para enfrentar el cambio climático. La principal demanda fue la exigencia de los países en desarrollo de un compromiso de los más desarrollados en la reducción de un 40% de las emisiones atmosféricas, y la queja ante la preocupación única de sus intereses económicos y comerciales en detrimento de los daños producidos a las poblaciones del mundo entero. Según Greenpeace, los Estados Unidos, causantes de los mayores valores de contaminación en todo el planeta no han facilitado los avances de los acuerdos que exigirían un mayor compromiso por parte de estos países en la reducción de la generación de sustancias dañinas, con lo cual los demás países desarrollados también demostraron resistencia a comprometerse. En ese sentido, resulta lamentable la falta de voluntad política, puesto que los representantes de algunos países consideran que "hay tiempo" para realizar negociaciones y creen que no será posible llegar a un acuerdo en Copenhague el mes próximo, siendo necesario dejarlo para el futuro..