Consecuencias del efecto invernadero


11 Consecuencias del efecto invernadero.

En el caso de que los valores de la temperatura de la tierra no vuelvan a la normalidad o bajen aunque sea mínimamente, lo que podemos esperar del resultado del efecto invernadero, será una catástrofe para este planeta. Principalmente las consecuencias serán: un aumento de la temperatura media y de las sequías en unas zonas e inundaciones en otras; una mayor frecuencia de huracanes y el deshielo de los casquetes polares, lo que traerá la evidente consecuencia de la subida de los niveles de los océanos; un aumento de las precipitaciones a nivel planetario e incremento de los días calurosos. Debemos, antes que nada eliminar ciertos prejuicios, por ejemplo, el efecto invernadero en sí mismo es positivo, gracias a él es posible que haya vida sobre la tierra, pues permitió que durante siglos la temperatura del planeta fuera estable y éste se convirtiera en un espacio acogedor para el nacimiento y la supervivencia de plantas y animales; sin embargo, con el aumento de los gases que lo forman, su efecto se ha ampliado profundamente y los resultados del mismo son el aumento acelerado de la temperatura terrestre. El aumento de la temperatura global trae como consecuencia inminente el derretimiento de los casquetes polares, lo cual implicaría un incremento del volumen de las aguas de los océanos; si se tiene en cuenta que un aumento de sólo 60 centímetros podría inundar las tierras fértiles de Bangladesh, y otras costas sumamente fructíferas y gracias a cuya producción viven cientos de miles de personas, la preocupación no sólo estaría ligada a la ecología, sino también a la supervivencia de nuestra especie. Además, si continuáramos emitiendo los gases presentes en aerosoles, el efecto invernadero incrementaría su poder y los efectos del calor sobre la tierra, traería la extinción de miles de especies pertenecientes a todos los reinos.

Si este aumento de la temperatura fuera desmesurado, incluso nuestra especie podría extinguirse, pues no hace falta llegar a poseer una media similar a la de Marte para que desaparezca la vida sobre la superficie. Si existiera más conciencia y desde todos los círculos y sociedades se incentivara al cuidado del medio ambiente y se colaborara por evitar el continuo incremento de la temperatura, posiblemente veríamos renacer al planeta. Lo que se puede hacer es intentar vivir de manera más sana, desligándonos de los combustibles fósiles, de los perfumes no-ecológicos y de los aerosoles; de este modo estaríamos actuando con conciencia ecológica y luchando por la supervivencia de nuestra especie y de tantas otras, que desaparecerán, si el calentamiento global continúa en aumento. [gallery link="file" order="DESC" columns="2"].