Consejos prácticos para ahorrar agua


11 Los hábitos cotidianos muchas veces son sinónimos de derroche de agua.

Si comenzamos a hacerlos en forma consciente, podemos ahorrar este valioso recurso natural sin alterar nuestro día a día. En primer lugar, un baño demorado puede ocasionar un gasto de 95 a 180 litros de agua.

Si reducimos el tiempo a un máximo de quince minutos, el ahorro de agua y de energía será significativo. Otro ejemplo típico del derroche innecesario ocurre mientras nos cepillamos los dientes: al dejar el grifo abierto, 25 l de agua se van por las cañerías. Acostúmbrate a sólo usar el agua para enjuagarte la boca: son de 12 a 20 l por minuto, 46 por día. El lavado de la vajilla es otro momento clave para evitar el desperdicio.

No dejes el grifo abierto todo el tiempo.

Primero utiliza la esponja para enjabonar los platos y demás elementos, y luego enjuágalos todos de una sola vez. El uso de la manguera para lavar un coche puede representar hasta 560 l de agua, en un tiempo de media hora. ¿No será mejor usar un balde? Este utensilio también es de válido uso para el lavado de las aceras, reemplazando una vez más a la manguera. Si usamos agua recolectada en los días de lluvia para regar las plantas haremos una economía importante.

Recuerda usar este agua al comienzo de la mañana, para evitar su evaporación en el transcurso de la jornada..