Contaminación en la Antártida


11 Contaminación en la Antártida.

Ya no existen territorios en el planeta a salvo de la contaminación: se acaba de encontrar uranio en el continente antártico, presente en un pedazo de hielo extraído a 133 metros de profundidad. ¿Cómo llegó hasta allí? Según científicos chilenos, brasileños y estadounidenses, a cargo del proyecto CASA, Clima de Antártica y Sudamérica, las trazas del elemento químico son provenientes de Australia, y se instalaron en el hielo de la Antártida a través de la circulación atmosférica. La llegada del uranio a ese continente es una faceta más de los daños provocados en el medio ambiente por el cambio climático: la temperatura de la Antártida aumentó medio grado entre 1957 y 2006.

Y es justamente analizando los trozos de hielo que los expertos pueden llegar a conclusiones certeras acerca de los fenómenos climáticos que ocurrieron en el pasado reciente de la región. Se calcula que el uranio se instaló en la Antártida en 1995, época en que hubo mayor producción del metal en territorio australiano, y fue arrastrado por el viento hasta su localización definitiva en la meseta Detroit, que está en el norte del continente y a 1.930 metros sobre el nivel del mar. Relacionados: Océanos: el documental más caro de la historia El avance del deshielo en la Antártida Oriental.