Contaminación lumínica (I)


11 Cuando la iluminación nocturna es demasiado intensa y excesiva resulta en contaminación lumínica.

Este fenómeno se caracteriza por el aumento del brillo del cielo por la noche, y por la difusión de luz artificial en las partículas del aire. Como consecuencia, se alteran las condiciones normales del cielo, haciendo hasta desaparecer las visión de estrellas y otros objetos celestes.

Si se controlaran las emisiones de luces nocturnas, se podría evitar este problema, que trae aparejados muchos inconvenientes además del derroche de energía y dinero. Si la luz se envía hacia arriba, de forma lateral o donde no se necesita, perjudica la seguridad vial, los tráficos aéreo y marítimo y los ecosistemas nocturnos. También daña los observatorios astronómicos y la visión del firmamento es muy perjudicada, impidiendo poder percibirla en forma natural. No existe una conciencia muy arraigada en la sociedad sobre los inconvenientes del exceso de luces nocturnas, si bien desde 1980 hay movimientos que denuncian los graves daños que provoca..