Criarse entre lobos, una historia verídica es llevada al cine


11 Criarse entre lobos, una historia verídica es llevada al cine.

Aunque parece una realidad muy lejana, a lo largo de la historia ocurrieron numerosos casos de niños que, tras perderse o ser abandonados por su familia, no contaron más que con la naturaleza -con todo lo bueno y lo malo que les pudo ofrecer- para sobrevivir. Como el caso del español Marcos Pantoja, el "pequeño salvaje de Sierra Morena" retratado en una película del realizador Gerardo Olivares: después de ser vendido por su padre a un pastor que más tarde lo abandonó, Marcos no tuvo más remedio que adaptarse a la convivencia con los animales del lugar, que rápidamente se convirtieron en sus mejores amigos.  El pastor que había "adopado" a Marcos durante un tiempo le enseñó el oficio de cuidar ovejas, además de cazar y cocinar.

Valiéndose por sí mismo y siempre en compañía de los lobos, el joven vivió como un primitivo hasta los 19 años, cuando después de una denuncia efectuada por el guarda de una finca aledaña lo prendieron y lo trasladaron a Madrid. Allí le tocó el más difícil de los aprendizajes: lejos de los animales silvestres, tuvo que adaptarse al salvajismo de la jungla de asfalto. Hizo el servicio militar y trabajó, pero nunca dejó de ser objeto de desprecios, burlas y maltratos.

Hasta que, mucho tiempo después, decidió retornar a la naturaleza para volver a convivir con sus amigos, los lobos. Gerardo Olivares se maravilló con la historia de Marcos y decidió compartirla de la forma que sabe: a través de "Entrelobos", el largometraje que cuenta esta apasionante historia y que se estenará en el próximo otoño. .