Crisis del pepino en España


11 Crisis del pepino en España. A través de Rosa Aguilar, el gobierno de España ha instado a las autoridades alemanas a presentar a la brevedad los resultados de las investigaciones que están llevando a cabo sobre la contaminación que se le atribuye a pepinos españoles. La contaminación ya ha cobrado 14 muertos y tienen a las exportaciones españolas a muy mal traer.

"El Gobierno de Alemania debe entender que culpar a España no obedece a la verdad.

No es cierto" dijo la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Estas declaraciones surgen tras una reunión sostenida con los representantes del sector (UPA, COAG, ASAJA, Cooperativas Agroalimentarias y FETEX). Aguilar también aseguró que los productores españoles están enfrentando daños “cuantiosísimos” y ha garantizado que se dispondrá de “todos los mecanismos” con los que cuenta la Organización Común de Mercados para  tratar de reparar ese “daño desmedido”. La primera exportadora de pepino es la provincia de Almería en donde las cooperativas calculan que han dejado de venderé 71, 9 millones de kilos de pepinos desde el brote de E.coli a inicios de la semana pasada. Pero el problema se agrava aún más, ya que no afecta sólo a la exportación de ese producto, sino que también a frutas y hortalizas en su totalidad.

En resumen, sólo en Almería se han perdido aproximadamente 6,1 millones de euros diarios desde que comenzó la crisis, según lo calculado. Otra de las provincias  afectadas es Granada, la que pierde 2 millones de euros diarios.

Clara Aguilera,  consejera de Agricultura y pesca de la Junta de Andalucía, afirmó que el daño provocado al sector hortofrutícola de Andalucía es “incalculable” e “irrecuperable”, además agregó que estudiarán la solicitud de compensaciones ante la UE. Aguilera considera que las disculpas del Gobierno alemán son inoportunas y “para nada sirven”, porque “el daño ya está hecho” Por su parte, Rosa Aguilar declara que en España se han implementado de forma inmediata todas las medidas pertinentes para el seguimiento de la trazabilidad en los puntos de origen,  es decir, el recorrido de los productos hasta que llegan al consumidor final. "Vamos a constituir un grupo de trabajo, una comisión de seguimiento, que se reunirá a diario para vigilar lo que está ocurriendo en el ámbito alimentario, y en el ámbito de la Unión Europea”, ha expresado la ministra. También deja en claro que "España ha hecho en todo momento lo que tenía que hacer: actuar. Actuar para llevar a cabo los análisis correspondientes en el ámbito científico y para investigar en relación a los invernaderos de donde procedían los pepinos señalados.

El punto de origen se cifraba en España, pero también en Holanda.

Ahora el responsable es Alemania... y que no se dediquen a distraer la atención” La ministra, además, recuerda que "la propia Comisión Europea dijo que no se podía afirmar que el problema esté en el origen". También dijo que durante la reunión del Consejo Informal que será llevada a cabo en Hungría comunicará a la presidenta húngara la necesidad de actuar con celeridad, dejando claro los resultados del estudio evitando de esa manera que se siga dañando la imagen del sector productor español, que siempre ha aplicado con responsabilidad los controles, incluso por encima de los estándares europeos. Por otra parte, Leire Pajín, la ministra de Sanidad, ha reiterado su petición al Gobierno alemán y a la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria de  “responsabilidad y celeridad” en el resultado de las pruebas de detección del origen de la infección. "España es la primera interesada en que tengamos las pruebas cuanto antes, porque creemos que es importante demostrar cuál es el foco y, por tanto, actuar en consecuencia", ha expresado..