Definición de ecosistema, qué significa un ecosistema


11 Definición de ecosistema, qué significa un ecosistema.

Un ecosistema se describe una unidad distinta ecológica que consiste tanto de los vivos y elementos no vivos dentro de ella.

Un ecosistema puede ser permanente, como la tundra o el desierto, o puede ser estacional, como un humedal formado por las lluvias de primavera. Un ecosistema debe contar con mecanismos que le ayudan a lidiar con el cambio y además ser sostenible. Cambios constantemente se producen dentro de un ecosistema.

¿Cómo se las arregla determina su estabilidad? Procesos Para que un ecosistema sea sostenible, debe utilizar la energía eficientemente.

Varios procesos esenciales se producen dentro de un ecosistema para asegurar el flujo de energía y recursos. La fotosíntesis utiliza la energía del sol para producir alimentos y la energía para las plantas. Cuando los animales se alimentan de las plantas, la energía se comparte.

Como las plantas y los animales mueren, la descomposición de materia orgánica hace que los nutrientes tales como dióxido de carbono y el nitrógeno vuelven a estar disponible para los organismos del ecosistema, de esta forma, un flujo continuo de energía sostiene el ecosistema. Sostenibilidad Un ecosistema sostenible se presenta cierta resistencia al cambio o las presiones del medio ambiente.

Por ejemplo, muchas plantas pueden hacer frente a la escasez de agua a corto plazo mediante el cierre de sus estomas - los poros en sus hojas - durante las horas de luz cálida. Los estomas son los sitios de intercambio de gases.

Mediante el cierre de ellos, las plantas no perder la humedad.

Además, el crecimiento de plantas puede disminuir en condiciones áridas a conservar los recursos de la planta. En vez de morir fuera de la planta resistente a la tensión ambiental, el mantenimiento de su sostenibilidad. Resistencia La resiliencia o resistencia de un ecosistema afecta su sostenibilidad.

La resiliencia describe la rapidez de un ecosistema se recupera después de una perturbación, ya sean naturales (incendios) o por el hombre (tala de un bosque).

Para hacer frente, de un ecosistema debe mantener las reservas de energía de la que pueden recurrir. Por ejemplo, un incendio es una ocurrencia común en los ecosistemas de pradera.

Si bien el fuego puede destruir el crecimiento de las plantas sobre el suelo, los sistemas de raíces contienen los materiales necesarios almacenados para recuperar y reemplazar el material vegetal perdido. Las relaciones depredador-presa Es importante para la sustentabilidad del ecosistema que sus recursos no se agotan muy rápidamente.

La sostenibilidad significa ser capaz de mantenerse al día con la sustitución de los recursos en balance con la demanda. Relaciones depredador-presa ilustrar este concepto.

Especies de presa como el ciervo seguirá comiendo forraje, siempre y cuando hay alimentos disponibles.

Si no se controla, la población aumenta hasta el punto que algunos miembros puedan sufrir hambre. Los depredadores se llevarán a los miembros más débiles de la manada como un medio eficaz para conseguir los alimentos con la menor cantidad de esfuerzo.

La población de la presa se recupera y se vuelve más fuerte que la sustentabilidad del ecosistema. Amenazas La perturbación humana puede poner en peligro la sostenibilidad de un ecosistema, causando el cambio se produzca con demasiada rapidez para que pueda hacer frente.

Algunos ejemplos de estas amenazas son la deforestación y la contaminación. Si grandes extensiones de bosques se cosechan, un bosque puede tardar un tiempo en recuperarse.

Del mismo modo, la contaminación puede provocar a largo plazo la contaminación del suelo.

En estos casos, la sostenibilidad se ve comprometida..