Día mundial del agua


11 Día mundial del agua, se festeja, desde 1993, todos los 22 de marzo.

Así se estableció en la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, que se llevó a cabo en 1992 en la ciudad de Mar del Plata (Argentina). El objetivo es que las naciones realicen actividades relacionadas con la conservación y el desarrollo de los recursos hídricos (los cuales contribuyen a la productividad económica y al bienestar social), como: Producir y difundir documentales, organizar conferencias, seminarios y exposiciones que hablen sobre cómo conservar este bien preciado para la humanidad. Por ejemplo, desde 1997 el Consejo Mundial del Agua convoca, cada tres años, al Foro Mundial del Agua durante la semana del Día Mundial del Agua.

Participan agencias y ONGs que, cada año, hacen hincapié en diferentes temáticas abocadas a solucionar un mismo problema: conservar el agua potable (dulce). Se estima que cerca de 100 millones de personas no tienen acceso al agua dulce, y eso genera grandes penurias para esas familias. Según el secretario general de la ONU, Kofi Annan: “Ninguna medida haría más por reducir las enfermedades y salvar vidas en los países en desarrollo que facilitar un acceso general al agua potable y a los servicios de saneamiento”. Ya nadie está exento de saber que el agua está escaseando.

Aunque cerca del 71% de la superficie terrestre está cubierta de agua, sólo el 2% es dulce.

De hecho, se ha convertido en el gran problema del siglo XXI. Incluso, algunos han vaticinado una guerra del agua durante este siglo; aunque otros afirman que esto no tiene sustento. Pero ¿cómo se llegó a esta situación? El cambio climático complicó todo, provocando numerosas sequías; a la vez, intensificó tormentas e inundaciones que destruyen las cosechas y contaminan el agua dulce. Para este año, la ONU dedicará el Día Mundial del Agua a la calidad de ésta, y todas las actividades reflejarán este mensaje.

Aquí veremos qué podemos hacer nosotros desde nuestro lugar. Simples consejos para ahorrar agua: primero conocer el consumo actual que hacemos de este recurso, revisar los propios hábitos de consumo y chequear los aparatos sanitarios de nuestra casa (que ningún grifo gotee, que el inodoro funcione correctamente, sin pérdidas, etc.).

Se recomienda ducharse en cinco minutos, y no quedarse más tiempo derrochando agua. Cerrar el grifo mientras nos cepillamos los dientes, enjabonamos o afeitamos. No arrojar papel higiénico al inodoro, sino a un tacho de basura.

Se aconseja, además, lavar el auto una vez al mes.

En cuanto a la limpieza de calles y el patio del jardín, utilizar una escoba y un recogedor, y así, evitando limpiar con manguera, se puede ahorrar 200 litros. Estas son sólo algunas recomendaciones, simples, que no te generan ningún cambio profundo en tu conducta habitual. Sólo hay que prestar atención a las actividades cotidianas y de esa manera se puede ahorrar agua y bastante..