El efecto invernadero


11 El efecto invernadero.

Una de las características principales que tiene como ventaja la Tierra con respecto a otros planetas, es su temperatura, que al no ser ni tan fría, como lo es la de Venus, ni demasiado caliente, como lo es la de Marte, permite que se desarrolle la vida, tanto vegetal, animal como mineral. Existe una especie de cúpula invisible sobre la atmósfera que permite que el calor entre al planeta pero no se disperse por la atmósfera, entonces siempre puede haber una temperatura medianamente estable que colabora con la vida en la Tierra.

A este fenómeno se le llama efecto invernadero. Durante millones de años el efecto invernadero permitió que la vida se desarrollara de modo tranquilo y equilibrado en este planeta, sin embargo, en los últimos años ciertas anormalidades, como la contaminación y otros agentes secundarios, han puesto en peligro esta condición, sin la cual la vida sería impracticable. La contaminación que invade la atmósfera hoy en día, hace que ciertos gases peligrosos retengan mucho calor muy cerca de la superficie y esto es lo que hace que la temperatura global de todo el planeta haya aumentado, lo que trae como consecuencia el cambio climático, que es ya un lamentable hecho que se hace presente en nuestro entorno. La tierra se halla rodeada por la atmósfera, una fina capa de gases que se extiende hasta unos 700 km sobre la superficie terrestre. En este espacio es donde se producen los fenómenos climatológicos, al unirse dichos gases con otros elementos químicos: nitrógeno, carbono y sofre. Los principales gases que forman la atmósfera son el nitrógeno y el oxígeno, al resto de los gases se los conoce como "de invernadero", no pueden olerse pero existen, entre ellos se encuentran dióxido de carbono, el metano y el dióxido de nitrógeno.

Dichos gases son vitales para la la supervivencia, pues si no existieran permitirían que el calor del sol llegara directamente al planeta, secándolo y terminando con toda la vida existente. La quema indiscriminada de combustibles fósiles ha provocado un aumento impresionante del anhídrido carbónico en la atmósfera, cuya previsible consecuencia es el aumento de la temperatura media de la superficie de la Tierra, lo que traería a su vez un cambio global de los climas que afectaría la vida tanto de las plantas verdes como de los animales.

Además este aumento de la temperatura haría que se fusionaron los hielos de los polos, provocando que muchas costas quedaran sumergidas bajo las aguas. Este fenómeno que debería significar de gran preocupación para todos los habitantes del planeta, parece no ser lo suficientemente grave para la mayoría, sin embargo merece una atención urgente. La forma de prevenirlo, o de colaborar con dicha prevención es el ahorro en el consumo de energía y por supuesto, el abocarse por las energías renovables o híbridas. [gallery link="file" order="DESC" columns="2"].