Estado de emergencia en Hungría por vertido de aluminio


11 Estado de emergencia en Hungría por vertido de aluminio.

Cuatro personas fallecieron y al menos 100 resultaron heridas por un derrame de sustancias tóxicas causado por una fábrica de aluminio cercana a la localidad húngara de Ajka.

La catástrofe hizo también que el gobierno del país declare estado de emergencia en los tres condados más afectados: Veszprem, Gyor-Moson-Sopron y Vas. Es el mayor accidente químico de la historia de Hungría: limpiar el vertido de "barro rojo" -una mezcla de metales pesados, altamente tóxica y corrosiva- costará por lo menos 7,8 millones de euros y demorará alrededor de un año, pero sus consecuencias ecológicas son aún difíciles de precisar. Las tareas de limpieza están a plena marcha, mediante un equipo de alrededor de 500 personas que se está encargando de limpiar los estragos, que afectan a por lo menos siete localidades de la zona.

Entre los trabajos, se está arrojando yeso sobre el vertido, en un intento de contenerlo y evitar que se desparrame aún más. La lama tóxica, que contiene proporciones importantes de silicio, hierro y plomo, y es resultante de la producción de aluminio, amenaza toda la fauna y flora de la región del río Danubio: las personas que tuvieron contacto con el barro rojo sufrieron quemaduras de distintos grados e irritaciones en ojos y nariz. Aún no se sabe exactamente qué provocó la ruptura de una balsa de contención en la fábrica de aluminio, hecho que causó el accidente, pero según el primer ministro Viktor Orban la catástrofe fue provocada por una falla humana.

Y aunque el contenido del vertido podría suponer riesgos de radiación en los lugares afectados, el mandatario llamó a la población a la calma y negó cualquier posibilidad de contaminación. .