Fibras naturales y ecológicas


11 Con fibras naturales y ecológicas se confecciona la ropa biológica, que está teniendo muy buena aceptación, no sólo entre los activistas ecológicos sino en el mundo de la moda en general, y es cada vez mayor el número de importantes marcas que adapta su producción a este concepto. Usar prendas hechas con fibras naturales tiene una serie de ventajas, puesto que estos materiales no sofocan la piel como las fibras sintéticas, evitando la aparición de incómodas reacciones alérgicas.

A continuación, sabrás cuáles son las mejores fibras naturales y por qué. Algodón: en su versión biológica, ninguna sustancia química es utilizada para su proceso.

Su textura es una de las más agradables, permite la respiración de la piel evitando la transpiración y la protege de irritaciones, por lo que es ideal para las pieles más sensibles. Seda natural: es una noble fibra de destacada suavidad, y tiene la ventaja de regular la temperatura corporal, por lo cual se siente fresca en verano y cálida en los días más fríos. Cáñamo: su cultivo prescinde de abonos, resultando en una fibra de importantes cualidades antibacterianas, de agradable tacto y bellísima apariencia. Es ideal para las pieles sensibles y delicadas, y puede utilizarse solo o mezclándolo con lana, algodón y seda. Lino: suntuoso tejido, excelente para la piel por su textura fresca, es otra muy buena fibra para las pieles propensas a irritaciones.

Además, es conocido por evitar la sudoración. Lana virgen: material que provee el aislamiento perfecto para los rigurosos meses del invierno, al contrario de las fibras acrílicas abriga el cuerpo sin sofocarlo, siendo ideal para quienes sufren de excesiva transpiración. Bambú: otro fabuloso ejemplo de material que se cultiva sin pesticidas ni abonos, su proceso de fabricación es ecológico por excelencia.

Es hidrófilo, de suave textura y evita la producción de malos olores. Referido: En Femenino.