Gases del efecto invernadero: metano


11 El metano es el segundo gas que más contribuye en el efecto invernadero formando parte de tierras húmedas, vertederos, combutisbles fósiles, arroceras, animales rumiantes y combustión de biomasa. A pesar de que sus emisiones respecto de las de dióxido de carbono son mucho menores, la influencia en el calentamiento global es muy superior a este último.

Formado por la descomposición de residuos orgánicos, procesos de digestión y defecación de animales, digestión anaeróbica de la biomasa, intervención de las plantas y árboles, pantanos, o incluso en plantaciones de arroz como bacterias. Según estadísticas, el metano es el causante de una tercera parte del calentamiento global final respecto del dióxido de carbono, mientras que su incremento se da luego de la Revolución Industrial, debido a la emisión de gases que las fábricas en la quema de combustibles fósiles expulsan a la atmósfera. El beneficio en el calentamiento global del metano, es su poco ciclo de vida, ya que no perdura en la atmósfera por más de 10 a 15 años aunque suele ser 23 veces más efectivo que el CO2..