Geoingeniería contra el cambio climático


11 Geoingeniería contra el cambio climático.

Como hemos visto ayer, la manipulación del clima es la última solución propuesta por algunos científicos para evitar las catastróficas consecuencias de la elevación de las temperaturas en la Tierra. Se trata de medidas extremas, que cuentan con la adhesión de algunos y la absoluta desaprobación de otros, principalmente porque no se conoce qué efectos podrían causar estos cambios intencionales en las condiciones atmosféricas.

Entre las varias propuestas, se ha sugerido dispersar los rayos solares, crear nubes artificiales y hasta evitar que la radiación solar llegue a la Tierra. La primera de las tres técnicas serviría para evitar más calentamiento global: según los especialistas, si se desviaran un 2% de los rayos solares que inciden en zonas críticas como el Ártico, por medio de inyecciones de sustancias como el sulfuro de dióxido o ácido sulhídrico, podrían evitarse los efectos del aumento de emisiones de carbono. Otra alternativa sería "sembrar" nubes para controlar las precipitaciones: a través del uso de yoduro de plata o hielo seco, se aceleraría la producción de lluvia. Con la misma intención hay otro proyecto desarrollado por un científico escocés, que propone construir grandes barcos que pulvericen agua de mar en la atmósfera, para potenciar la actividad de las nubes ya existentes. Para que una parte de la radiación solar no llegue a la Tierra, también han propuesto el desarrollo de reflectores de cristales, espejos o aluminio, ubicados en la Luna u otros lugares estratégicos, que reflejen la energía solar en el espacio. .