Grupo de Discusión del Instituto de Astrobiología de NASA en España


11 Grupo de Discusión del Instituto de Astrobiología de NASA en España. Entre el 1 y el 3 de marzo pasado, se reunió en Madrid el Grupo de Discusión del Instituto de Astrobiología de NASA.

Quien dio el impulso a esta iniciativa fue el investigador español Javier Martín Torres del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA). El Grupo de Discusión que lidera Martín Torres considera que la aplicación de la termodinámica en la búsqueda de vida fuera de nuestro planeta nos puede facilitar información sobre la generación de esta, además de contribuir a su detección. Desde el punto de vista termodinámico, la descripción  de vida debe ser universal y basándose en algunos principios básicos de esta rama de la Física, los investigadores pretenden elaborar “biomarcadores” que sean válidos en cualquier parte del Universo. Al respecto nos comenta el investigador español: “si, como dijo Albert Szent-György, “la vida es simplemente un electrón buscando un lugar donde descansar”, no hay razón para pensar que esto pueda ser diferente en la Tierra, en Marte o en cualquier planeta donde haya emergido o emerja la vida”. Como ejemplo  de biomarcador podemos hablar de los aspectos que nuestra atmósfera posee, desde el punto de vista termodinámico, para la generación de la vida.

“La Tierra recibe del Sol, a escala planetaria, una cantidad neta de unos 238 W/m2 de radiación altamente energética y emite una cantidad neta equivalente, otros 238 W/m2, pero de menor energía. La diferencia entre la radiación entrante y la saliente es que la primera tiene una baja entropía (parte de la energía que no usa el sistema), mientras que la segunda es de alta entropía.

Esta producción de entropía se refleja en la Tierra en forma de trabajo, por ejemplo, en la circulación atmosférica, el ciclo hidrológico o la vida”.

Nos explica Javier Martín Torres. Así queda de manifiesto que aplicando principios básicos de la termodinámica, como la entropía,  se pueden establecer parámetros o “biomarcadores” para la detección de vida en otros planetas. Para crear un Grupo de Discusión dentro del NASA Astrobiology Institute (NAI), antes de debe hacer llegar una propuesta que será evaluada por su Consejo Ejecutivo. Si consideran que la propuesta es de su interés, posteriormente la NAI invitará a los promotores a que expongan sus ideas. Así lo hizo el Grupo de Discusión que representa el investigador español, siendo su propuesta sobre “Termodinámica, Desequilibrio y Evolución” y resultando aprobado el año pasado por NAI. Una vez que el Focus Gruop es establecido las conclusiones que se generan se transmiten de una forma que no difiere mucho de otras de índole científico, es decir, sus conclusiones ser publican en revistas internacionales sobre el tema. Pero además, ellos envían un informe al NAI cada seis meses en donde describen sus actividades y conclusiones, y también lo hacen luego de cada Workshop como el que se celebró en marzo.

Además envían los trabajos que se realizan en reuniones científicas internacionales y a través de la página web de NAI, en donde se puede subir información de cada Grupo de Discusión. El aporte de los Grupos de Discusión en todo el mundo ayudan a planificar próximas misiones espaciales como las que según el investigador se llevarán a cabo próximamente.

Dos de ellas irán dirigidas a Marte: el Mars Science Laboratory (MSL) de NASA y el ExoMars Rover (NASA-ESA). Es importante destacar que el Centro de Astrobiología participa en estas dos misiones contribuyendo con un instrumento en cada una: la estación medioambiental REMS (Rover Enrironmental Monitoring Station) en MSL –que no es un experimento diseñado para la búsqueda de vida, pero puede aportar información importante sobre las condiciones de habitabilidad en Marte-, y el espectrómetro combinado RAMAN-LIBS (Raman/Laser-Induced Breakdown Spectroscopy) en el rover de ExoMars. Ante la pregunta de si él cree que la existencia de vida es algo común en el Universo, Javier Martín Torres nos dice: “mi opinión personal es que hay vida en otros lugares del Universo y que, dadas las condiciones apropiadas (quizás la existencia de CO2 y H2O, así como las condiciones termodinámicas necesarias) la vida es inevitable. Esta línea de pensamiento la comparten muchos científicos, como Christian de Duve (Premio Nobel de Medicina en 1974), que publicó en 1996 el libro Vital Dust: Life As a Cosmic Imperative (Polvo vital: la vida como un imperativo cósmico), donde expresaba esta idea de universalidad de la vida”..