Homeopatía, una forma de curar más sana


11 Homeopatía, una forma de curar más sana.

Están sus detractores y quienes la consideran una opción más saludable para afrontar una enfermedad.

Se considera una rama de la medicina alternativa, no tradicional, la cual se caracteriza por usar remedios que no poseen ingredientes químicos, sino totalmente naturales. Se trata de un tipo de medicina no agresiva, la cual estimula las reacciones defensivas del organismo utilizando dosis mínimas de la misma sustancia que provoca la enfermedad. De hecho, se basa en el principio de que lo semejante se cura con lo semejante. La homeopatía fue desarrollada por el médico Samuel Hahnemann; se publicó en 1796.

Actualmente, es muy bien aceptada en Alemania, Suiza y los Países Bajos.

Por ejemplo, en Gran Bretaña es considerada dentro del mismo marco que la medicina oficial; y en Francia, se la enseña en los cursos de especialización de doctorado. Vale destacar que en el siglo V antes de Cristo, el griego Hipócrates estableció que la medicina se podía basar en dos principios: El Principio de los Contrarios y el de Similitud. El primero trata la enfermedad con medicamentos opuestos, y de él nació la medicina convencional; del segundo nació la homeopatía. Es así que la teoría de la homeopatía está fundamentada sobre la ley de los similares: para eliminar una enfermedad hay que utilizar una sustancia capaz de provocar la misma enfermedad en una persona sana, pero a dosis infinitamente pequeñas para evitar una intoxicación. La homeopatía no sólo tiene en cuenta el síntoma del paciente sino también su modo de vida; y al no tener efectos tóxicos ni colaterales, puede ser utilizada a cualquier edad y durante el embarazo o la lactancia. Otra característica importante de esta medicina alternativa es la individualización, lo cual quiere decir que cada tratamiento se deberá adaptar a cada caso. De todas formas, se sabe que la homeopatía tiene sus limitaciones; no puede tratar la psicosis ni las enfermedades orgánicas con lesiones irreversibles, no puede eliminar los microbios o parásitos (enfermedades infecciosas), pero sí estimular las defensas..