Hungría, el derrame tóxico llega al Danubio


11 Hungría, el derrame tóxico llega al Danubio.

El miércoles de esta semana, los diarios del mundo mostraron la peor catástrofe química de toda la historia de este país, provocada por un vertido de aluminio. Cuatro personas murieron y, por lo menos, ciento veinte resultaron heridas, debido al derrame de sustancias tóxicas provocado por una fábrica de aluminio, ubicada cerca de la localidad de Ajka.

A consecuencia, el gobierno húngaro declaró el estado de emergencia en tres condados más: Veszprem, Gyor-Moson-Sopron y Vas. Se trata, en definitiva, del mayor accidente químico ocurrido en Hungría: inundó 40 kilómetros cuadrados del país (en donde viven unas 7.000 personas) y este jueves ya llegó al río Danubio (el segundo más largo de Europa); aunque aquí la concentración de metales pesados en las aguas es menor y el riesgo de contaminación también. Sin embargo, en el río Marcal de Turquía “ha muerto toda forma de vida”, aseguró el responsable de WWF-Adena en este país, Gabor Figeczky; han muerto todos los peces y no se pudo salvar a la vegetación. Se sabe, hasta el momento, que lograr limpiar el derrame de lodo rojo (mezcla de metales pesados –como: cadmio, arsénico, silicio, plomo, hierro, entre otros–, muy tóxica y corrosiva, también cancerígena si se inhala), llevará cerca de un año y costará casi once millones de dólares. Por otro lado, el primer ministro turco, Viktor Orban, aseguró que algunas áreas deberán aislarse y que, incluso, en algunos sitios donde pasó el barro contaminante es “imposible vivir”. Ya están trabajando medio millar de personas equipadas con trajes especiales para protegerse de las sustancias químicas; y con dispositivos de agua a presión están tratando de limpiar las viviendas y calles de los lugares afectados. Por último, algunos países, como España, Austria, Eslovaquia y Polonia, han ofrecido su ayuda a Hungría..