Islas artificiales y su impacto en el ambiente


11 Islas artificiales y su impacto en el ambiente.

Los avances tecnológicos de los últimos tiempos hicieron posible que el hombre sea capaz de realizar hasta islas artificiales, construcciones utilizadas para los más diversos fines, pero que también puedan tener importantes consecuencias sobre la naturaleza si no se las fabrica bajo estrictas normas de cuidado del medio ambiente. Se trata de edificaciones millonarias, tal como el complejo The Palm, ubicado en los Emiratos Árabes Unidos y cuya máxima atracción es el único hotel siete estrellas de todo el mundo, además de villas residenciales, comercios y áreas deportivas.

Pero no es el único caso, porque también se han hecho islas artificiales para la instalación de aeropuertos y otras importantes construcciones. Lo que tienen en común todas las islas flotantes es que para subsistir necesitan explotar los recursos naturales del país más cercano. Si esto no se hace adecuadamente, ocurre lo mismo que pasó en Dubai: The Palm generó varias consecuencias en su ecosistema local, como pérdida de biodiversidad, contaminación del agua, alteración de las corrientes marinas, erosión de playas y desaparición de la fauna natural. Para evitar el impacto ambiental de las islas flotantes es necesario evaluar todas las consecuencias que la construcción podría causar al medio ambiente, y adoptar las posibilidades que ofrece la tecnología ecológica.

Además, es obligatorio que una isla flotante sea capaz de generar el máximo de recursos para abastecerse. Recientemente se han presentado algunos proyectos que tienen en cuenta el impacto ambiental de las islas flotantes, y cuentan con  avances técnicos que permitirán, entre otras cosas, generar electricidad a través de la conversión de la energía térmica oceánica. Aunque quizá el más llamativo de todos los proyectos es la creación de la ciudad flotante Lilypad: se trata de un prototipo creado por Vincent Callebaut, un arquitecto belga preocupado por los efectos del cambio climático en las grandes ciudades del mundo.  Sin tener aún fecha ni lugar previstos para construirse, Lilypad podrá albergar a 50.000 habitantes y contará con tecnologías sostenibles para su autoabastecimiento. .