La capa de ozono se debilita aún más


11 La capa de ozono se debilita aún más.

En las últimas semanas se ha destruido un 50% del ozono en el ártico.

Un estudio realizado por 30 estaciones extendidas sobre el Ártico y Sub-ártico revela que una inusual baja en las temperaturas ha dado paso a una acelerada destrucción del ozono en esa región. El estudio coordinado por la "Potsdam Research Unit" del "Alfred Wegener Institute for Polar and Marine Research in the Helmholtz Association (AWI)" con sede en Alemania, demuestra que en las últimas semanas se ha destruido un 50% del ozono en esas latitudes y lo que es peor, según predicciones meteorológicas, el inusual descenso en las temperaturas seguirá haciéndose presente, por ende se espera que la destrucción del ozono aumente. La acumulación de este gas en la estratosfera, aproximadamente entre los 15 y 50 metros sobre la superficie, actúa como un filtro solar que nos mantiene a salvo de los dañinos rayos ultravioletas (UV). El ozono es destruido por compuestos clorados que proceden de las industrias y es justamente en los polos de la tierra en donde es más sensible, además es muy escaso, piensa que si lográramos juntar todo el ozono de la atmósfera y lo acumuláramos en la tierra, apenas llegaría a medir 3 milímetros de espesor. Los daños a los que nos exponemos por radiación UV son muy severos. El 90% de los cánceres a la piel son atribuidos a la exposición prolongada a ellos y, según estudios, una disminución del 1% de la capa de ozono a nivel mundial podría incidir en un aumento de un 4 a un 6% en este tipo de cánceres para la población. Por otra parte la exposición a altas dosis de rayos UV provoca daños severos al ojo humano, especialmente en la córnea que absorbe muy fácilmente estas radiaciones, trayendo por consecuencia desde cataratas hasta ceguera temporal en algunos casos.

Por otra parte, además causa debilitamiento en las defensas del organismo así es que acrecienta enfermedades derivadas de bacterias y virus. Las medidas que se han adoptado por parte de los gobiernos para proteger el ozono han dado por resultado que, en los últimos años, se reduzca de un 80 a 90% la producción de sustancias destructoras del ozono en el mundo, entre las que se encuentra el óxido nitroso.  Sin embargo, los procesos de recuperación de nuestra atmósfera son tan lentos y es tanto el daño que le hemos provocado, que todavía no se distinguen efectos de reversión del proceso y las cantidades de radiación UV (del tipo B, que es la más dañina) que penetra hasta la superficie no ha disminuido. La recuperación de la capa de ozono se estima en décadas, pero podría acelerarse si elimináramos con mayor rapidez los compuestos químicos que se usan en los procesos industriales y que son los mayores responsables de su debilitamiento..